La fiesta del reencuentro

¡Qué ganas teníamos! Después de dos cursos en los que la situación sanitaria hizo que no quedara más remedio que cancelar nuestra tradicional Fiesta de Fin de Curso, por fin pudimos celebrarla el viernes 17 de junio.


En las mesas diseminadas por el patio, en los corrillos en los que nos parábamos a hablar con familias amigas, en la cantina cuando una cara conocida nos servía el perrito caliente que habíamos pedido, en todas partes, se comentaba lo mismo: estábamos deseando volver a encontrarnos.


Fue una celebración por todo lo alto. Los dos patios del colegio se llenaron de familias completas con ganas de compartir, de reencontrarse, de poner el broche de oro a un curso que, al igual que el anterior, había sido un reto muy exigente para toda la comunidad educativa.


Si normalmente nuestra fiesta es motivo de alegría, este año la alegría era mayor: volvíamos a estar juntos, podíamos ver las sonrisas de todos sin mascarillas que las ocultaran. La ilusión en niños y niñas, en padres y madres, era palpable. Celebrábamos el fin de curso, pero también la reconquista de la normalidad en el colegio.

En algunos casos, saludar y hablar un rato con algún padre era idéntico al reencuentro con un viejo amigo al que hace mucho que no ves: abrazos, risas y una amena charla que se prolongaba. Las circunstancias de estos dos últimos cursos nos han obligado a saludarnos de lejos, a no poder casi pararnos a hablar, incluso a no reconocernos casi debajo de las mascarillas, así que, en nuestra fiesta, con tiempo por delante, una bebida

fresquita en la mano y sabiendo que nuestros hijos estaban entretenidos con sus amigos del colegio, podíamos disfrutar tranquilamente de la charla.


Desde primera hora de la tarde, a pesar de la ola de calor, el colegio se fue llenando de familias que esperaban el inicio de las actuaciones musicales en la zona de la pista de baloncesto. Comenzaron los alumnos de la extraescolar de Grupo de Rock y después fueron actuando por clases desde 6º de Primaria pasando por 1º, 2, 3º y 4º de la ESO. Los músicos aguardaban impacientes su turno mientras animaban la actuación de quienes los precedían. Para algunos era la primera vez que se ponían delante de tanto público para cantar o tocar un instrumento.


Este año no se había montado una estructura de escenario a la que subirse y ese detalle sirvió para acercar a artistas y espectadores, y también, por ejemplo, para que un pequeño grupo de alumnas mayores, una vez terminadas las actuaciones por clases, agarraran espontáneamente el micrófono y se lanzaran a cantar y a seguir animando la fiesta.


Una madre comentaba que su hija de 2º de Infantil llevaba toda la semana nerviosísima pensando en la fiesta, porque era la primera en la que iba a participar y, una vez en el cole, estaba deseando que terminara la actuación de sus hermanos para poder reunirse con sus amigos en los hinchables colocados en el patio del arenero. Allí los más pequeños (y bastantes no tan peques también) disfrutaron de lo lindo.

Hubo tiempo también para visitar el puesto en el que Spínola Solidaria vendía bolsas de tela, sudaderas, camisetas, botellas, y otros objetos para contribuir a los proyectos solidarios.


Este año, la explosión de luz y alegría de los fuegos artificiales que habitualmente cierran la fiesta, fue un reflejo de la emoción y la energía tan especial que toda la comunidad educativa habíamos compartido en un día tan especial.


Gracias a la Asociación de Familias que tras semanas de muchísimo trabajo ha logrado que junto a muchos voluntarios fuera posible este momento tan esperado. Recuperar nuestra Fiesta de Fin de Curso fue una forma maravillosa de volver a sentirnos en casa, de descubrir que somos familia y que reencontrarnos y pasarlo bien juntos, nos une aún más.


Laura León Vázquez


Desde la AFA queremos agradecer a todos los voluntarios (adultos y niños), monitores del club deportivo, Jose Antonio Cuellar, Marcelo, etc... que han colaborado en el bar, música, hinchables, recogida, limpieza y todo lo que ha hecho falta para que esta fiesta fuera una realidad con muchísimas horas de dedicación.


Podéis encontrar todas las fotos en nuestro área de socios.